Escuela

  • Terapia del sonido

    Terapia del sonido

    Más allá del tiempo y el espacio

Ya en muchas tradiciones antiguas se utilizaba el sonido como remedio terapéutico para aliviar dolores y curar. En la actualidad estamos recuperando las aplicaciones tradicionales del sonido para armonizar el cuerpo y conseguir un nivel óptimo de bienestar. Para ello utilizamos básicamente instrumentos como los cuencos tibetanos y los gongs.

Cuando se tocan estos instrumentos emiten una variedad de sonidos y vibraciones que tienen la capacidad de conducirnos a nuestra energía y el interior de nuestro cuerpo, armonizando desequilibrios y facilitando la transformación de bloqueos físicos, emocionales y energéticos que encuentran a su paso.

Terapia para niños

Estos instrumentos tienen gran variedad de tonos armónicos y sus vibraciones llegan hasta la parte más profunda de nuestro cuerpo, contactando con nuestra esencia y nuestras emociones.

Mejoran el dolor físico o emocional en liberar los bloqueos que encuentran a su paso. El sonido nos ayuda a tranquilizar la mente y y nos conecta con nuestro presente.

El sonido se puede aplicar como un suave masaje encima o al lado del cuerpo, además de muchas otras formas.